lunes, 20 de junio de 2011

Lo que todos los zurdos querían saber...

Yo también fui represor
Allá por fines de la década del `60, siendo un joven Oficial de la Policía santafesina, fui destinado como sumariante a la comisaría del Barrio Santa Rosa de Lima de la Ciudad de Santa Fe. Entonces, ese era un barrio demasiado violento. En un periodo de 50 días contabilicé 5 homicidios. Durante dos años en ese destino, comprendí que la fuerza es potestad del Estado y que ante tanta violencia se debía actuar con el mayor rigor. (Estábamos bajo un gobierno de facto).
Durante los gobiernos democráticos de Héctor Cámpora, Juan D. Perón y Estela Martinez, 
con más experiencia y autoridad, fui destinado nuevamente por otros dos años, a ese Barrio. Un “fiolo” asesinó a un subalterno, el Agente Rubén Orlando Zalazar.  No cabían dudas, era necesario ejercer mis funciones con todo el rigor. Mis subordinados, en distintos procedimientos, dieron muerte a tres delincuentes en las calles del Barrio. Jueces de la democracia aplicaron los justificativos legales, sobreseyendo y absolviendo a los policías actuantes.



En 1979, y por un año y medio fui destinado nuevamente a ese Barrio, pero esta vez como Jefe de la Comisaría. En pocas horas, se corrió la voz: ¡¡¡Volvió Gauna!!!
Los archivos hablan por sí solos. En ese período no hubo ningún homicidio ni herido grave en el Barrio y el índice de delitos se redujo sustancialmente.
Entonces, como hoy, muchos agentes policiales fueron procesados y en algunos casos, condenados por APREMIOS ILEGALES. Yo nunca fui procesado por ese delito. Solo ejercía la autoridad con todo el rigor, bajo la atenta vigilancia de jueces de la idoneidad de Juan Cantoia, Carlos Creuss, Betamps, D’Andrea y tantos otros que eran incapaces de subordinar su autoridad judicial al poder político.
Hoy, los autodenominados defensores de los derechos humanos y jueces serviles, unidos a una clase política corrupta han permitido que el uso de la fuerza y la violencia hayan dejado de ser potestad del Estado. Por eso se suceden tantos homicidios y otros hechos de violencia inusitada. Una horda de violentos ingresa al Hospital J.M. Cullen y agrede al personal médico. Otros, dentro de un estadio de futbol y fuera de él, son “barras bravas”, con su particular violencia, que en muchos casos está al servicio de candidatos políticos. Grupos políticos y/o sindicales realizan violentas protestas, y en el frenesí de su protesta, saquean y dañan.
Yo he sido un represor. 
¿Cómo se detiene el accionar de una horda de violentos? Reprimiendo con todo el rigor.
O acaso, los políticos y los que se dicen defensores de los derechos humanos tienen otra forma de hacerlo aquí y ahora. 
Para el futuro, es imprescindible que se establezcan políticas que acaben con la exclusión social.
Si estamos como estamos, es porque en un cuarto de siglo de democracia, los únicos que se enriquecieron fueron los políticos corruptos y sus cómplices.

Orlando Agustín Gauna


Reprimir:1. tr. Contener, refrenar, templar o moderar. 

1 comentario:

Francisco Benzi dijo...

Alguien pued explicarme en que momento nos robaron el idioma?
Cual es el problema en reprimir?
Cual es el problema en discriminar?
Que es un derecho?
Seguiré viendo bueno y deseable la represión de la actividad delictiva AUN CUANDO SE LA EJERZA CON LA EXCUSA DEL RECLAMO.
Seguiré discriminando las conductas ilegítimas o simplement inmorales, aún cuando sean legitimadas por normas.
Seguiré sosteniendo que cuando se vulnera un derecho JAMAS SERÁ EN EJERCICIO DE OTRO.
Me pòdrán robar el iddioma, pero no lograran que apluda cuando digan disparates.
Es raro, porque lo leo y termina explicando como si hubiese hecho algo malo para el lector desprevenido.
Saludos cordiales.