lunes, 12 de noviembre de 2018

De MUJER a mujer

Carta abierta a una sociedad ingenua. 
Por la Doctora Andrea Palomas Alarcón 
Jueves, noviembre 03, 2016.
Pensé en contestarle a la Sra. Graciela Fernández Meijide su carta de hoy [1] en La Nación mediante una carta mía, abierta pero después recordé que los derechosos defensores de “genocidas” somos básicamente ingenuos y me pregunté si le interesará verdaderamente mi opinión. 
Prefiero escribirle a una sociedad ingenua como yo, que ya empieza a entender que ha sido estafada en su buena fe… una y otra vez. 


DENUNCIA POR DESIGNAR A SU ANTIGUO PROFESOR DE TENIS

Otro golpe sobre Graciela

Se abrió un nuevo frente de ataque sobre Fernández Meijide por la designación de un asesor en la Secretaría de Deportes. El Frepaso minimizó el hecho, en el momento de mayor debilidad de la ministra.
Le digo a esa sociedad, por si no lo sabe, que Pablo Fernández Meijide no era un joven “guevarista” como su madre lo presenta, volcando sus propias preferencias políticas, tal vez, como esos padres que vuelcan en sus hijos la frustración de una carrera trunca. 
“Pablito”, como lo llama en los reportajes, era montonero “uno de sus mejores cuadros” [2] dicen sus camaradas y se preguntan frecuentemente porque Graciela lo niega y lo oculta. 
Se lo preguntan con desdén y reproche. 
Pablito era montonero y según su madre, desapareció de su hogar una madrugada del ´77 mientras dormía apaciblemente. 
Una “patota” de monstruos entró a su casa por la fuerza y se lo llevó. Pablito tenía a otros amigos durmiendo en su cuarto, en bolsas de dormir y colchones; a ninguno de ellos se lo llevaron y, ni siquiera, los demoraron para averiguar sus antecedentes pero ya sabemos que los monstruos son torpes y no pensaron que si Pablito era montonero, sus amigos podrían estar vinculados a la “orga”. 
Sorprendentemente tampoco despertaron a sus hermanos, un varón y una mujer, que dormían en cuartos cercanos y no oyeron ni vieron nada. 
Ya sabemos que los monstruos son torpes y no pensaron que si entraban a la casa de un montonero, sus cómplices podrían atacarlos por sorpresa. No revisaron la casa ni reunieron a la familia en un mismo lugar, para tenerlos a la vista, bajo control. 
¿Por qué nos vamos a sorprender? 
¿Acaso alguna vez se investigó algo respecto de los “desaparecidos”? 
La CONADEP era un gran escritorio y un gran libro en donde se anotaban denuncias. Nada más. 
Se dice con benevolencia que los desaparecidos no son treinta mil, que son nueve mil. Y yo agrego con menos benevolencia: los “desaparecidos” no son nueve mil; nueve mil son las denuncias. 
Resultado de imagen para conadep

El Estado argentino jamás investigó nada. 
Las denuncias se tomaban y se toman como verdades reveladas. Incuestionables. 
Pero lo que más me indigna es que a casi 40 años de esos hechos, fracasada la operación “pedido de perdón”, la madre de Pablo reclame en una carta conocer la verdad de lo que sucedió con él. Y se lo reclame a los militares y policías presos a los que nadie les reconoce derecho alguno, ni a la verdad, ni a la justicia. 
Dice Fernández Meijide en su carta que es “en aras de la verdad”. 
Y yo le preguntaría que si tiene tanto interés en la “verdad” y no en el “juicio y castigo” con el que nos han torpedeado la cabeza a varias generaciones,¿ por qué no se presentó en los “Juicios por la verdad” de los noventas? 
En el año 1999, ante la clausura de las causas penales por las leyes de obediencia debida y punto final, los que pretenden mantener abiertas las heridas de la guerra realizaron una presentación ante la CIDH con el patrocinio del CELS. 
Consiguieron una “solución amistosa” en la que el Estado argentino se comprometía a garantizar el “derecho a la verdad”. 
Fue así que se desarrollaron unas representaciones teatrales (más grotescas que las actuales) en donde el Estado interrogaba con la promesa de no sancionar. 
Muchos ingenuos se presentaron a esas representaciones artísticas y pensaron que si aportaran lo poco o mucho que sabían, esos deudos llorosos encontrarían la paz. 
Pensaron contribuir a cerrar las heridas. Heridas que a esta altura, debemos entender que no cerrarán jamás, porque son una estrategia de financiación política y dominación social. 
El “acuerdo amistoso” impedía que la información recogida en los “Juicios por la Verdad” se utilizara para sancionar. 
La CIDH estuvo muy conforme con este acuerdo, nunca dijo que hubiera una costumbre internacional de sancionar, ni una responsabilidad internacional, ni nada parecido. 
Sin embargo las declaraciones de los ingenuos, que fueron buenamente a colaborar, hoy se las toman en su contra en los fraudulentos juicios penales de “lesa humanidad”. Qué raro que la Sra. Fernández Meijide no se haya presentado a averiguar qué fue de Pablito en aquellos juicios. 
Qué raro que se presente ahora, cuando el “pedido de perdón” que le propuso a sus enemigos como condición para hablar de la concordia, naufragó miserablemente. 
Cuando nos presentan a la Sra. Fernández Meijide como un paladín de la ecuanimidad y los Derechos Humanos me recuerda a la diferenciación que se hacía hasta hace poco entre Carlotto y Bonafini. 
A una se la presentaba como a una dama y a la otra como una desaforada. Hoy, todos sabemos quiénes son. 
Hace tiempo perdí mi ingenuidad respecto de la Sra. Fernández Meijide. Tenía mis reparos con esta persona pero me terminé de convencer cuando mi amiga Eneida, la esposa de un militar preso político, enfermo de mal de Parkinson, se le acercó durante el receso en una de estas charlas por la concordia nacional. Le agradeció emocionada que formara parte de estos encuentros y le contó el caso de su marido al que, en estos días, vuelven a juzgar, llevándolo y trayéndolo hasta muy altas horas de la noche y la madrugada. 
Fernández Meijide, abandonando el tono edulcorado que observaba durante la charla le contestó secamente 
“yo trabajé 40 años para que los militares vayan presos, ahora ustedes trabajen para liberarlos… si pueden”. 

______________ [1] Carta de lectores diario La Nación 03/11/16 “Un debate de todos” Graciela Fernández Meijide. ______________ [2] “Montoneros, Soldados de Menem. ¿Soldados de Duhalde? Viviana Gorbato pág. 79

domingo, 11 de noviembre de 2018

Coronel JORGE JOSE ECHEZARRETA "EL ÁRBOL SOLO"

 Resultado de imagen para ARBOL SOLO
Imposible olvidar aquella tarde muy calurosa de enero del año 1964, cuando por primera vez, concurrimos al campo de instrucción. 
El monte de eucaliptus, nos recibía con un aroma muy particular, dándonos una bienvenida agradable. Los pelotones de instrucción, se distribuyeron entre las sombras que el generoso monte nos brindaba. 
A poco de iniciar las clases del “Soldado Aislado y la Patrulla”, nuestros jefes de pelotón, nos enseñaron un “árbol solo”, que se destacaba en la media pendiente, y que a partir de allí, fue tomado como referencia, para describir el terreno y el escenario con el cual nos enfrentaríamos. 
El “árbol solo”, nos acompañó como soldados aislados, como jefes de equipo, jefes de grupo y al final como jefes de sección. 
Todo era más fácil, tomando el árbol como referencia, sabíamos quien estaba a su derecha, a su izquierda, más allá o más acá en ese escenario virtual. 
Llegó nuestro egreso como subteniente, y encontramos una realidad muy diferente a nuestra doctrina, la guerra no era guerra y las revoluciones eran internacionales. 
Mucho de lo enseñado, quedó en la teoría, y “el árbol solo”, ya no estaba, caímos en lo que se denominó “Guerra Revolucionaria”, las grandes potencias aplicaban distintos modos y medios para lograr la hegemonía mundial. 
Enfrentamos una “guerra irregular y no convencional”, Resultado de imagen para oscar abel lucioni
perdimos a Lucioni, en combate muerto por la espalda al salir de su casa, por enemigos de civil. 
Transcurrido algo más de diez años, descubrimos nuestras Malvinas, “tras un manto de neblinas”, y debimos retornar a la doctrina clásica, la tecnología nos había superado, y la improvisación, se llevó otro Capitán de nuestra Promoción Marcelo Carlos Novoa, desaparecido en acción. 
Resultado de imagen para islas malvinas
Con la recuperación del sistema democrático, se retornó a la doctrina convencional y clásica, no existían hipótesis de conflictos ni problemas en el Marco Interno, y una mañana del 23 de enero de 1989, debimos recuperar una guarnición militar, que había sido ocupada violentamente por combatientes algunos extranjeros, que atentaban contra el Orden Constitucional, en esas acciones de combate, cayó sangre de nuestra promoción. 
Cuando parecía que todas las experiencias de combate, Guerra revolucionaria, irregular, no convencional, Guerra Clásica convencional, Marco Regional, habían terminado, una mañana nos sorprendió la más dramática, combatimos entre camaradas, y ese combate se llevó a Hernán Pita, muerto en cumplimiento de su deber. 
Así culmina nuestro derrotero y nuestro servicio a La Patria, se continúa con el triste Holocausto, de tener hoy a más de 10.000 compatriotas privados de su libertad. 
Dios ilumine a las Autoridades Nacionales, para que las futuras generaciones de militares, no tengan la misma historia. 
Creemos que aquel árbol solo, tan joven como nosotros, en el inicio de nuestra carrera y que hoy no está debe ser recuperado, y asegurarlo a los cuatro vientos, especialmente los de izquierda y derecha. 

JORGE JOSE ECHEZARRETA 
CORONEL RETIRADO PROM. 98

martes, 6 de noviembre de 2018

JERIGONZA


Resultado de imagen para idioma españolEl Instituto Cervantes calcula que hoy hablan español alrededor de 559 millones de personas. Lengua solo superada por el chino mandarín (950 millones). 
Desde la época de la conquista española, los criollos usamos este idioma, al que se le han incorporado algunos “argentinismos”, muchos de los cuales, han sido aceptados por la Real Academia Española. 

En algunas regiones se usan palabras que son una mezcla del español con el guaraní o con el portugués, por citar solo dos ejemplos. 
En las cárceles tuvo su origen el lunfardo que se popularizó en los arrabales porteños y se difundió a través del tango. Resultado de imagen para lunfardo
Y los niños jugaban hablando en jerigonza con el “hopolapa, ¿copomopo tepe vapa?" 
Pero en la comunicación formal, oral o escrita, los argentinos usamos el rico idioma nacional. 
Hoy, comunicadores, legisladores y hasta educadores están empleando otro lenguaje en jerigonza, que dan en llamar lenguaje inclusivo, como si el empleo de determinadas palabras pudiera modificar la conducta de las personas. 
El Concejo Municipal de Santa Fe, se sumó a esta deformación de nuestro idioma nacional, redactando ordenanzas en jerigonza. 
Domingo 04.11.2018 - Última actualización - 10:02
10:00

Una, usando la equis; la última, con “e”

"Les estudiantes": el Concejo ya aprobó dos normas en modo lenguaje inclusivo


Para no discriminar a la Academia Porteña del Lunfardo, podrían también redactar ordenanzas que regulen el servicio de “bondis”, y con un “agarrate Catalina que vamos a galopar”, anunciar el aumento del pasaje del “bondi”. 
Como diría Pepitito Marrone: “Pero Cheeeeeeeeeeeeeee” 
Mas bien parece una forma subliminal de naturalizar la enseñanza sexual inclusiva (ESI), para mermar el derecho de los padres en el ejercicio de la patria potestad. 
Es un derecho y una obligación de los padres educar a nuestros hijos según nuestros valores morales, culturales y religiosos; valores que nuestros hijos podrán ir modificando en su desarrollo. 
El estado, tiene la obligación de instruir a los niños y jóvenes en disciplinas (matemáticas, historia, geografía, etc.) y reforzar los valores impartidos por cada familia, sin tergiversarlos.
 #CON MIS HIJOS NO TE METAS

Orlando Agustín Gauna Bracamonte

EL PREVARICATO COMO INSTRUMENTO DE VENGANZA (Última parte)

La prensa, ha mostrado en su momento, en las pésimas condiciones de salud que eran llevados a declarar el General Antonio Bussi y el Comisario Luis Patti. 


Y esto, por poner solo dos ejemplos. 
Resultado de imagen para Antonio Bussi
En el penal de Chimbas, en la Provincia de San Juan, también preso por repeler la agresión terrorista, estaba el Teniente 1ª Gustavo Ramón De Marchi, quien por razones de salud, para una mejor atención y por cercanía familiar, solicitó ser trasladado al Penal de Campo de Mayo. El carecer la cárcel de San Juan del servicio médico imprescindible para su atención, justificaba el pedido de traslado, pero el prevaricato usado como instrumento de venganza, determinó que se lo traslade a la cárcel federal de Salta. Mucho mas lejos de su entorno familiar.
Pero el colmo de la utilización del prevaricato como herramienta de venganza, se dio en la Ciudad de Tucumán, donde para juzgar a quienes participaron de la Operación Independencia, ordenada por el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, fue designada para presidir el Tribunal Oral, la jueza María Alicia Noli. 
Resultado de imagen para maria alicia noli
Para quienes no lo saben, les comento, María Alicia Noli tiene un hermano, Daniel Eduardo Noli, que militaba en el Ejercito Revolucionario del Pueblo, que, durante el gobierno constitucional de la Sra. de Perón, fue detenido con un vehículo robado y con un arma de guerra robada al Ejército Argentino, condenado a diez años de cárcel, el tribunal de alzada le redujo la pena a 7 años de prisión. 
La misma María Alicia Noli, con el nombre de guerra de Liliana, militaba en el ERP. 
Y si esto fuera poco, esta jueza estuvo casada con otro terrorista de esa misma organización, Enrique Alberto Sánchez (a) Villita, quien figura como “desaparecido”, circunstancia que la hace beneficiaria a la jueza, de una pensión del “curro de los derechos humanos”. 
Ella quería juzgar a los que acusa de la desaparición de su esposo. 
Mientras tanto, el Consejo de la Magistratura, tiene cajoneados, varios pedidos de juicios políticos, uno de ellos, yo mismo lo he solicitado. 
Ahora se aceptó, a partir del 1° de noviembre de 2018, la renuncia presentada por la doctora María Alicia Noli, al cargo de Jueza de Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán. 
Me he limitado a referir unos pocos casos concretos, con pruebas irrefutables de la utilización del prevaricato como instrumento de venganza. 
En la página Prisioneros en Argentina se pueden ver videos tomados por el mismo poder judicial, donde se documentan impunemente otros actos de prevaricato.
De todos y cada uno de nosotros, depende que se siga cometiendo el delito de prevaricato y y se lo use como instrumento de venganza.

Orlando Agustín Gauna Bracamonte

lunes, 5 de noviembre de 2018

EL PREVARICATO COMO INSTRUMENTO DE VENGANZA (Parte 2)

En una larga lista de fallos arbitrarios, donde se demuestra de manera palmaria, como se utiliza el prevaricato como instrumento de venganza, tenemos a un dirigente del Partido Comunista y secretario de la Liga Argentina por los derechos del hombre, José Ernesto Schulman que podríamos apodar Pi Nueve por que es más mentiroso que Pinocho. 

Schulman declara ante la justicia Federal que, en un supuesto allanamiento ilegal, fue detenido en la noche del 11 de octubre de 1976 y que 
“Dentro del grupo estaban los integrantes de inteligencia de Santa Fe Osmar Rebechi, Juan González, Eduardo Ramos y Víctor Cabrera, a quienes conocía por haber sido detenido en 1973 por el mismo grupo y por haber estado ellos la noche del 5 de diciembre de 1975 y haber puesto una bomba en mi domicilio”. (sic)
En primer lugar, cabe aclarar, que Juan González, nunca trabajó en ningún servicio de inteligencia. 
Respecto a la bomba en su domicilio, Schulman acusa a estos cuatro policías, por lo que, para él, es una verdad revelada. El no vio quienes pusieron la bomba ni aporta testigos. 
Con relación al supuesto allanamiento ilegal, el acusado Osmar Rebechi está muerto, pero Juan González en ese entonces trabajaba en una Comisaría y por lo tanto no tenía participación en los procedimientos contra los terroristas. Eduardo Ramos, para esa fecha, acusado de otro delito, estaba en situación de pasiva, sin prestar servicios y privado del arma reglamentaria y de su credencial policial, por lo tanto, no pudo participar del procedimiento. Y Víctor Cabrera, el día del referido procedimiento, estaba con licencia por enfermedad. 
Y si nos remitimos a la detención de Schulman ocurrida en 1973, basta remitirse a los legajos de estos tres acusados para constatar que Cabrera y González en esa fecha, no pertenecían a la fuerza. Los dos ingresaron a la Policía en 1974. 
Eduardo Ramos, si había ingresado a la Repartición a principios de 1973, pero durante ese año, estaba cursando como Cadete en la Escuela de Policía, en la Ciudad de Rosario. No participaba de procedimientos. 
Y todo esto lo puedo afirmar por haber tenido en mis manos, al igual que los jueces, los legajos policiales de estos tres policías acusados y detenidos, Ramos, cumpliendo otras condenas y González y Cabrera, con prisión preventiva, con esta sola imputación. 
Pero, qué paradoja. El Juez Federal Dr. Carlos Vera Barros al dictar un auto de procesamiento contra Víctor Hugo Cabrera, suma al plexo probatorio el legajo personal de Cabrera (fs. 155/163), donde se acredita la falsedad de la imputación que hace Schulman. Resultado de imagen para jose schulman
Y en el mismo auto de procesamiento señala: 
“Otro dato que refuerza esta hipótesis son las declaraciones testimoniales de Silvina Alejandra Cabrera y María de los Ángeles Cabrera (fs. 1456/1460), las cuales constituyen un indicio más sobre la participación y pertenencia de Víctor Hugo Cabrera al referido grupo. La primera de las nombradas se refirió a que su padre trabajaba en el servicio de inteligencia de la provincia…” (sic) 
Este analfabeto jurídico acepta como válidas, las declaraciones de las hijas del imputado, contra él, en hechos en que no son victimas ni ellas ni otra persona con igual o mayor vinculo de parentesco. 

Eduardo Jorge Seminara Licenciado en Comunicación Social. ex vicerrector de la UNR y hoy Diputado Nacional por Santa Fe del FPV se manifiesta víctima de la represión y poniendo fuerza de convicción a sus mentiras, afirma que fue detenido en julio de 1976 cuando estaba cumpliendo el servicio militar en Azul y trasladado a Rosario donde fue “torturado”.
 Resultado de imagen para seminara eduardo
Que en esas sesiones de tortura se encontraba presente Jose Carlos Antonio Scortechini, al que reconoció por su voz. 
Eduardo Jorge Seminara, a pesar de haber sobrevivido siete días sin tomar agua ni comer según cuenta, miente. 
Jose Carlos Antonio Scortechini, según consta en las mismas actuaciones y registros de la época, desde el 31 de mayo de 1976 prestaba servicios en la Unidad Regional del Departamento Villa Constitución y a las pocas semanas era dejado cesante de la repartición policial. 
Ergo, nunca pudo haber estado presente en los interrogatorios de Eduardo Jorge Seminara. 
Pero la mentira de un militante del Frente Para la Victoria es motivo suficiente para detener a una persona, a pesar de las pruebas que demuestran su inocencia. 

En el mes de enero de 1977 se produjeron en la Ciudad de Santa Fe dos cruentos enfrentamientos, donde cayeron abatidos un total de siete delincuentes terroristas que se ocultaban en dos fincas ubicadas en distintos puntos de esta Ciudad. 
En el primero de los hechos, personal militar, a riesgo de su propia vida, rescató del fuego cruzado a dos niños, hijos de una de las terroristas, los que posteriormente fueron restituidos a sus familiares. 
En el otro enfrentamiento al ingresar los militares a la vivienda, encontraron a tres niños, dos de ellos, identificados como hijos de una de las abatidas, que también fueron entregados a sus familiares; y una niña que no se pudo establecer en el momento, su identidad. Ante la imposibilidad de determinar la identidad de la niña, fue entregada al Juzgado de menores, en ese entonces a cargo del Dr. Luis María Vera Candioti, quien luego, y ante la falta de reclamo de familiares, optó por entregarla en adopción. 
Fue anotada por sus padres adoptivos, como María Carolina Guallane. 
Con el paso de los años, María Carolina, decide buscar su identidad y con los adelantos de la ciencia, se sabe por las pruebas de ADN que es hija de una terrorista muerta en uno de los enfrentamientos ocurridos en enero de 1977 en esta Ciudad. 
Entonces tienen una nueva oportunidad para utilizar al prevaricato como instrumento de venganza y condenan al Dr. Luis María Vera Candioti considerado culpable de los delitos de “retención y ocultamiento de un menor de 10 años”, “alteración y supresión” de su estado civil y “prevaricato” en perjuicio de María Carolina Guallane-Paula Cortassa. 
En su momento, los abuelos de esta beba de apenas un año, no se preocuparon por reclamarla. Ahora, con el curro de los derechos humanos, era el momento oportuno para abrazar a la nietita perdida. 
Resultado de imagen para abuso de las prisiones preventivas
Hoy, cuando por primera vez se destapa la escandalosa corrupción política, se rasgan las vestiduras quejándose de las prisiones preventivas dictadas contra los corruptos. 
Esos quejosos, eran cómplices de las verdaderamente arbitrarias prisiones preventivas dictadas contra los acusados por los llamados delitos de lesa humanidad. 
El 8 de agosto de 2017, se inició el juicio oral contra Omar Rubén Noce y Juan Antonio Mulasano. Ambos llevaban mas de cinco años detenidos bajo la figura de prisión preventiva. ¿Cuál podía ser el fallo del tribunal? Sólo podía dictar una sentencia condenatoria. 
Víctor Cabrera, detenido por la falsa imputación del comunista José Schulman, se encuentra en prisión preventiva desde el 17 de setiembre de 2015. 
También, acusados por los llamados delitos de lesa humanidad, Raúl Giménez, se encuentra bajo prisión preventiva desde el 8 de octubre de 2014; Antonio Rubén González, está en prisión preventiva desde el 22 de agosto de 201y Omar Epifanio Molina, desde el 13 de agosto de 2016.

Orlando Agustín Gauna Bracamonte

domingo, 4 de noviembre de 2018

EL PREVARICATO COMO INSTRUMENTO DE VENGANZA (Parte 1)

Al restablecerse la democracia en nuestro país, la clase política, en su afán de no ser corrida del poder por ningún motivo, y para congraciarse con la sociedad y con el mundo, inició el histórico juicio a las Juntas de Comandantes. 

Esto que podemos llamar el primer circo judicial, fue ordenado por el presidente de la Nación y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, el abogado defensor de terroristas, Raúl Alfonsín, y se hizo violando la Constitución Nacional que textualmente dice en su Artículo 18.- Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. 
El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, en su condición de abogado, no podía ignorar la Constitución Nacional. Pero el Circo ya estaba armado y daba su primera función. Por este mérito, y por su ideología izquierdista, posteriormente la Unión Cívica Radical fue incorporada oficialmente como miembro completo de la Internacional Socialista en París y Raúl Alfonsín fue nominado vicepresidente de oficio al haber sido elegido presidente del Comité Latinoamericano, que reúne a todos los países de la región. 

El cargo tiene un nivel similar al de una vicepresidencia plena para la Internacional Socialista. 
Los comandantes debieron haber sido juzgados por el Consejo Supremo de las Fuerzas armadas, de conformidad con el código de justicia militar por ser ellos los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. 
En tanto, la izquierda derrotada en el campo militar estaba sedienta de venganza y vio en el prevaricato su instrumento de venganza. 
Pero en esta oportunidad, solo se ejecutaba contra las Juntas de Comandantes, no alcanzaba a los que cumplían órdenes. 
Es entonces cuando podemos recordar el poema escrito por el pastor Luterano alemán Martin Niemölle (Nimoller)
 "Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada, porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí."
A muchos les gustó el circo y quisieron seguir avanzando. 
Y fuimos muchos más los que no dijimos nada. 
Fueron unos pocos los que levantaron su voz, encabezados por el coronel Mohamed Ali Seineldin; y gracias a ellos se sancionaron las leyes de obediencia debida y punto final.
Luego fue el presidente Carlos Menem, quién, como una estrategia política, de quedar bien con Dios y con el diablo, indulto a los detenidos de ambas partes, terroristas y Patriotas que lucharon contra ellos. 
Pasó el tiempo y llegó Néstor Kirchner a la presidencia y vio una veta de oro para su avaricia: “EL CURRO DE LOS DERECHOS HUMANOS”, lo que también le servía para contener a la izquierda más violenta. 
A partir de entonces, a la sed de venganza, esa caterva cosmopolita y atea le sumó la avaricia para lucrar con la sangre derramada. 
Todos sabemos que son juicios ilegales. Que quienes lucharon contra el terrorismo sufren injustas detenciones. 
Pero creí necesario puntualizar casos específicos para que todos nosotros tomemos real dimensión del atropello que se continúa cometiendo. 
El 22 de octubre de 1976, transitaba por las calles de la
Ciudad de Santa Fe, Nilda Peters, una montonera chaqueña de 26 años. 
Lo hacía junto a otro militante de la “orga”, cuando son reconocidos por militares que cumpliendo el mandato constitucional de “aniquilar al terrorismo” andaban a la caza de estos criminales. 
Al advertir la proximidad de las fuerzas de seguridad, el acompañante de Nilda Peters, en una cobarde actitud, la abandona a su suerte, huyendo a veloz carrera.
Ella, sola y librada a su suerte, se pierde en las inmediaciones. Uno de sus perseguidores acude a la Comisaría 5ª, ubicada a pocos metros del lugar, en Salvador del Carril 2027 a pedir la cooperación policial, en el preciso momento en que el un vecino, Héctor Simón Castañeda, avisa telefónicamente que a su domicilio de calle Alvear Nº 5754, ha ingresado una mujer armada, por lo que se ha “refugiado” en otra dependencia de la casa para protegerse junto a su familia. 
Ya saben adónde buscar. 
El Oficial Juan Carlos Báez con los militares y algunos agentes policiales se dirigen al lugar. Se aproximan al frente de la vivienda, desde la calle imparten la orden de detención, sin obtener respuesta. Insisten impartiendo la orden, y al cabo de unos instantes se escucha un disparo desde el interior de la casa. 
Reiteran la orden y ante el prolongado silencio, irrumpen en la vivienda, donde encuentran a la terrorista muerta con un disparo en la cabeza, con el arma junto a ella. No había dudas. Estaba muerta. 
No era necesario ni intentar simular un enfrentamiento. Se había suicidado. 
Se labran las actuaciones de estilo, con las declaraciones de los ocupantes de la vivienda, el señor Castañeda y sus familiares. Y esto pasó a ser parte de la historia de esos sangrientos años en que grupos de psicópatas intentaban la toma del poder para implantar una dictadura marxista. 
¿Qué habrá sido de la vida del cobarde que dejó abandonada a su suerte a Nilda? 
¿Habrá derramado alguna lágrima por ella? 
Nilda Peters, entre la vida y la muerte, optó por la muerte y se quitó la vida. Allá por 1830, Honorato de Balzac escribió que “Cada suicidio es un sublime poema de melancolía”. Solo Dios sabe qué pensamientos cruzaron por su mente en ese instante que separó su vida de la muerte: 
¿El desprecio o el perdón a quien la abandonó en esa encrucijada? ¿Los recuerdos de su familia, en su Chaco natal? 
¿La pena de no alcanzar a ver la Patria marxista? 
Pero nunca hubiera imaginado que la sangre que cubrió su rostro, tras aquel disparo suicida, décadas después estaría siendo negociada para obtener suculentas indemnizaciones y subsidios; y utilizada como herramienta para vengarse de quienes lucharon y hasta dieron su vida en cumplimiento del deber. 
Pasaron los años y llegaron al poder los Kirchner con su RELATO de militancia y de defensa de los derechos humanos. 
El abogado Jorge Daniel Pedraza (a) Coco, en esos años de plomo, era un aprendiz de terrorista. Resultado de imagen para CocoPedraza
Durante un gobierno democrático, participó de un atentado contra el local de la firma Fiat Grossi, ubicado en calle San Martín entre Suipacha y Junín de la Capital santafesina. 
El Coco no peleaba contra ninguna dictadura, atentaba durante un gobierno constitucional. En su curso acelerado de terrorismo, ya había participado de la toma de la antena de la emisora universitaria LT 10 y otros golpes menores. 
En oportunidad del atentado al local de Fiat, cuando inician la huida, un vecino lo captura, le quita la pistola 11,25 que portaba y con otros vecinos, lo entrega a la policía. 
Esto también es historia. 
Pero con el RELATO, este aprendiz de terrorista se convierte en un fanático defensor de los “derechos humanos”; y sin ningún fundamento ni prueba, comienza a denunciar como asesinados a todos los terroristas muertos en distintos enfrentamientos, y también denuncia como asesinada a Nilda Graciela Peters. 
El Juez Reinaldo Rodríguez, sin pruebas firmes ni datos concretos, imputa a Juan Carlos Báez, por el homicidio de quien se ha suicidado y ordena su detención en octubre de 2014. 

Este Juez en su momento fue criticado por su lentitud con respecto a las denuncias contra los directivos de la Universidad Nacional del Litoral y LT10 Radio Universidad Nacional del Litoral. También, la comisión de Disciplina y Acusación del Concejo de la Magistratura votó en su momento, por mayoría un dictamen que proponía suspender al magistrado en su cargo y someterlo a un jury de enjuiciamiento por ordenar el pago de bonos públicos en default a su valor nominal después de la crisis de diciembre de 2001. 
También tuvo el “mérito” de dejar prescribir la causa contra la mafia del transporte urbano de pasajeros por colectivo de la Ciudad de Santa Fe. 
En un caso de trata de personas, aceptó que las denunciantes se desdijeran de sus dichos en la denuncia, sin imputarlas por falsa denuncia. Solo le importaba a este juez, que los rufianes quedaran impunes. 
En otro caso, permitió que el conductor de un camión con una tonelada y media de marihuana quedara impune. 
Y hasta ahora viene zafando. 
En este caso, por la muerte de Nilda Peters, ni siquiera se preocupó en llamar a declarar a Héctor Castañeda al morador de la casa donde se suicidó la terrorista. Ahora es tarde. Castañeda falleció el 23 de noviembre de ese mismo año, después de la detención del Oficial Báez. 

CASTAÑEDA, HÉCTOR SIMÓN (q.e.p.d.) Falleció el 23/11/14, a los 89 años, c.a.s.r. y b.p. Hijos: Ana María y José Luis; hija política: Mirta; nietos: Mauricio, Germán, Juan Ignacio, Soledad y Analía; bisnietas: Emma, Julia y Amanda; hermanas, hermanos políticos, sobrinos y d.d. participan el fallecimiento y que los restos fueron inhumados ayer, en el C. privado Lar de Paz. Serv.: Santa Lucía Serv. Soc. SA.

Con jueces como el Dr. Reinaldo Rodríguez, hoy, todos los argentinos, estamos en libertad condicional. Condicionada a su antojo de detenernos sin motivo justo. 
Este Juez prevaricador, tras privar de la libertad por más de un mes, al Oficial Báez dispuso su libertad por falta de mérito. 
No le dictó el sobreseimiento. Lo dejó en la picota, con la posibilidad arbitraria de volver a detenerlo. 

Orlando Agustín Gauna Bracamonte