lunes, 20 de febrero de 2012

El condenado Baltasar Garzón y la apología del delito

El juez Baltasar Garzón ha sido condenado a 11 años de inhabilitación por prevaricación por el Tribunal Supremo por ordenar las escuchas del caso Gürtel entre los presuntos cabecillas y sus abogados.
La sentencia ha sido acordada por unanimidad por los siete magistrados del tribunal, presidido por Joaquín Giménez. Es la primera sentencia de los tres procesos abiertos en el alto tribunal al juez de la Audiencia.
El Tribunal Supremo sostiene que Garzón, al ordenar las grabaciones, adoptó una resolución injusta y restringió el derecho de defensa de los imputados en prisión "sin razón alguna que pudiera resultar mínimamente aceptable".
Se hizo justicia.
Pero, este Juez que se negó a investigar los crímenes cometidos por el comunismo español por argumentos que desestimó cuando los acusados pertenecían al franquismo, ganó popularidad entre los “progresistas del socialismo”, al perseguir judicialmente a militares que actuaron contra el terrorismo en Sudamérica.
Hoy, esos mismos progresistas del socialismo hacen una apología del delincuente condenado con sentencia firme. Y lo hacen con total impunidad, amparados por una “justicia de mierda”, como la que tenemos en la actualidad en nuestro país.
El Artículo 213 del Código Penal dice que: Será reprimido con prisión de un mes a un año, el que hiciere públicamente y por cualquier medio la apología de un delito o de un condenado por delito.
 En la Argentina, son numerosos los delincuentes que hacen apología del delincuente Baltasar Garzón.

Orlando Agustín Gauna

1 comentario:

Eduardo Ramos Campagnolo dijo...

LA MANO DE DIOS ES MÁS LARGA QUE EL BRAZO DE LA JUSTICIA DE BALTAZAR GARZÓN.