martes, 25 de octubre de 2016

María Alicia Noli, nombre de guerra; Liliana

Chorra vos tu vieja y tu papá
guarda cuídense porque anda suelta
si los cacha los da vuelta
no les da tiempo a rajar…

Terrorista, vos, tu marido y tu hermano…
Ahora sos Jueza de la Nación Argentina de gobiernos democráticos.
Vos, tu marido y tu hermano, que atentaron contra la democracia.
Vos, tu marido y tu hermano, que querían imponernos una dictadura castro comunista; apelando a las armas, al terror de las bombas, al robo, al secuestro y al asesinato, ahora decís que impartís justicia y que defendés los derechos humanos. Justamente vos, que eras miembro de la banda terrorista Ejército Revolucionario del Pueblo.

Te acordás de aquellos tiempos? Te hacías llamar Liliana y formabas parte del Pelotón “Urbano” ¿Tte. Gaspar era el nombre del pelotón?  Entre tus compañeros estaba el salteño Ruben Manoff, ese que por las dudas rajó para Israel.
Estábamos en democracia, pero vos y los de tu banda querían que Tucumán se separara de la Argentina. Era el principio de una idea de convertir a toda Sudamérica en un satélite de la URSS. Así íbamos a llegar a ser las potencias que son hoy Cuba y Venezuela.
Liliana, ¿O debo llamarte Doctora María Alicia Noli?, te enteraste que cayó el muro de Berlín?
¿Te acordás Liliana, cuando lo metieron preso a tu hermano Daniel Eduardo Noli. Lo agarraron con Francisco Alejandro Viecho. Tenían dos pistolas 45 robadas al Ejército Argentino y estaban en un auto robado. Los otros dos “terro”, lograron escaparse. Esto ocurrió durante la Presidencia del Gral. Perón, no estábamos bajo una dictadura. Y fíjate Liliana, que paradoja, tu hermano y su cómplice, fueron condenados en primera instancia a 10 años de cárcel, y después, los jueces del Gobierno del Proceso de Reorganización Nacional, ante la apelación, le redujeron la pena a 7 años de prisión.
Pero eso, Liliana, es algo que vos no entendés, ni vas a entender nunca. Estábamos bajo una “dictadura militar”, pero había JUSTICIA. No la justicia con minúscula que ejercés vos, que ni siquiera tuviste la dignidad de excusarte como miembro del Tribunal Oral de Santiago del Estero, y a toda costa querías vengarte de quienes están acusados de delitos de lesa humanidad. Pero claro, si vos pretendés ignorar el Artículo 18 de la Constitución Nacional que precisa que  Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa.
Lamento lo de tu esposo, nunca deseo la muerte de nadie, pero estábamos en una guerra no convencional, ustedes eran como partisanos, confundidos con la población civil y exentos a los derechos de la Convención de Ginebra.

Liliana, a tu esposo Enrique Alberto Sanchez, le decían Villita. Él también era del Ejército Revolucionario del Pueblo.
Nunca supe si ustedes fueron parte del grupo que el 28 de mayo de 1975 fueron puestos en fuga por un pelotón de soldados conscriptos. ¡Qué papelón! Ustedes que contaban con las mejores armas y entrenados con los mejores combatientes guerrilleros del mundo, fueron corridos por un puñado de soldaditos. Soldados que en vez de andar matando gente, estaban pintando la Escuelita de Manchalá.

Y yo, que soy tanguero de alma, siempre parafraseando tangos, digo, como nos cambia la vida, “Ya no sos la Liliana, ahora te llaman Doctora Maria Alicia Noli”

Dios nos libre de jueces como vos, Liliana.

2 comentarios:

sconocciuto dijo...

Y como esta HDRMP, llegó a juez, pregunto porque no puedo imaginar la forma

Yoyo1940 dijo...

Hace "muchos años atras" tal vez mas de 50,ser juez de la Nacion era un honor para la persona que llegaba a ese cargo y a la cual por su investidura,se le debia no solamente respeto sino tambien admiracion por haber llegado a esa funcion al cual no llegaba "cualquiera" sino con los debidos antecedentes, merecimientos,trayectoria y honestidad comprobados "feacientemente".Desde ya hace unos años los jueces son nombrados a "conveniencia del poder de turno" u otras pautas "non santas".